musiic o,o/

l

jueves, 11 de junio de 2009

Entre 2 amores

ENTRE DOS AMORES

Fue una mañana normal en mi primer año de preparatoria cuando todo cambió, nunca pasó por mi mente la idea de enamorarme de nuevo, ni siquiera había pensado en ello y mucho menos de otra chica, fue esa mañana cuando la vi por primera vez frente a la puerta del colegio; su piel blanca como la nieve, su cabello largo y ondulado ondeando al viento, sus ojos color verde esmeralda, su perfecto cuerpo de modelo y sobretodo sus hermosos labios; todo en ella me invitaba a acercarme sin embargo por alguna razón que aun desconozco, ese chica de increíble belleza fue la que se me acercó y con el tiempo nos volvimos mejores amigas.

La alarma de mi celular me despertó en la mañana, otra vez había soñado con el día en que nos conocimos, ya estaba entrando a la tercera semana teniendo el mismo sueño, no sabia cuanto más duraría, la amaba demasiado, más de lo que una mejor amiga tiene permitido, sabia que no debía seguir queriéndola de ese modo, debía evitarlo u ocultarlo por el resto de mi vida. Me levanté de la cama y fui al baño a tomarme una ducha; el agua caliente calmó mis nervios, deseaba estar con ella más que nada en el mundo. Terminé de bañarme, envolví mi cuerpo en una toalla y me miré en el espejo detenidamente, mis ojos azules brillaban aun más con la conciente alegría de que en menos de dos horas estaría con ella; tuve ese pensamiento rondando por mi mente mientras me ponía mis jeans y una blusa azul, me arreglaba y pasaba el cepillo por mi cabello; había crecido mucho desde ese día, en ese entonces lo tenia corto, ahora estaba más largo, debajo de los hombros cortado en capas. Salí de la casa a toda prisa y esperé por ella en la esquina de siempre.

- Buenos días Alex – me volví instantáneamente para contemplar el rostro que tanto anhelaba.

- Buenos días Yuli – le dije sonriendo, ella me devolvió esa sonrisa radiante propia de ella, me ruboricé.

- Vamos?

- S…si, vamos

Yuli tomó mi mano como era nuestra costumbre, en el camino charlamos sobre nuestro fin de semana, yo no había hecho nada interesante, únicamente había leído un libro, ella por su lado había salido a ver una película con su madre, Yuli adoraba estar con su madre, su padre se encontraba en un viaje de negocios, la mayoría del tiempo las dejaba solas, pero ellas siempre encontraban el modo de pasarla bien. Mi alegría era infinita cuando estaba con Yuli, no necesitaba más que estar así a su lado sintiendo su mano en la mía, escuchando su respiración acompasada y respirando su perfume. Su amistad era más que suficiente para mi, el hecho de que todavía se me permitiera estar con ella era una bendición. Llegamos al colegio antes de lo previsto, suspiré con decepción y ella me miró curiosa.

- Llegamos demasiado pronto- le expliqué

- Es cierto – dijo sonriendo – por eso me alegro de que estemos en la misma clase

Asentí sonrojada, era tan linda, cuando decía cosas así me daba el enorme impulso de besarla, tuve que desviar la mirada para controlar dicho impulso, ella suspiró profundamente y yo me volví para mirarla, ella me lanzó una mirada significativa que

comprendí de inmediato ¿ya era hora? Yuli rió suavemente mientras muchos de

nuestros compañeros de clase nos rodeaban, había olvidado por completo lo populares

que éramos Yuli y yo; todas las mañanas chicos y chicas nos rodeaban solo para saludarnos y desearnos un buen día, yo agradecía el gesto pero esto me resultaba muy problemático ya que interrumpía mis momentos a solas con Yuli. Pasé media hora repitiendo las palabras “gracias y “buenos días” una y otra vez; Yuli solo reía a mi lado, para ella no parecía ser un problema saludar a todos, lo entendía de ella por su amabilidad y calidez pero yo siempre había sido un poco tímida hasta que la conocí.

Al fin llegamos al aula y pudimos sentarnos en nuestra mesa; una de las cosas que más me gustaban de este colegio era su sistema de compartir los amplios escritorios en parejas, yo compartía el mío con Yuli, había sido una suerte que la profesora hubiera visto lo unidas que éramos. El aula era grande considerando que éramos 30 alumnos, nosotras estábamos ubicadas en la última fila junto a la ventana. Los días en la preparatoria eran aburridos pero al estar con ella todo pasaba rápido y de manera agradable.

- Al fin ha terminado – dijo bostezando

- Sí, al fin somos libres de hacer lo que queramos

- ¿Qué quieres hacer hoy Alex?

- Quizás ir a ver esa nueva película de terror

- Espero que no de mucho miedo, sino me asustaré - ¿quiere decir que va conmigo?

- N… no te preocupes, es solo una película

- Lo sé, estaré bien por que ahí estarás tu

Me sonrojé y no pude articular palabra así que solo asentí y ella como siempre me sonrió. Nos separamos en nuestra esquina, habíamos quedado de vernos en la estación del metro a las siete, mis padres nunca se encontraban en casa así que no era necesario que pidiera permiso para ir con Yuli. Me arreglé de la manera que siempre hacia para no levantar sus sospechas, no era la primera vez que salíamos juntas, pero mi corazón latía con fuerza, yo sabía que no tenía el mismo significado para ella pero aún así me hacia muy feliz. Salí temprano de mi casa ya que siempre me daba una sensación de soledad insoportable. Como imaginé Yuli todavía no se encontraba en la estación, eran dos horas antes de lo acordado; suspiré al tiempo que sacaba mi reproductor MP3 y me disponía a escuchar música cuando alguien tocó mi hombro para llamar mi atención, me volví y para mi sorpresa era una chica hermosa, un poco más baja que yo, cabello corto, lacio y oscuro; tenía unos ojos profundos de color marrón; de alguna manera me pareció familiar ese rostro.

- Alex? – preguntó la linda chica

Me quedé helada ¿Cómo es que sabia mi nombre?¿La conocía de algún lado? Si era ese el caso ¿Cómo pude haber olvidado un rostro tan hermoso?

- Alex? Alexis Aguirre? – repitió la chica

- Si, ¿puedo ayudarte en algo?

- No puede ser! ¿no me recuerdas?

- Lo siento, no…

- Lillyan White

¿Lilly?¿mi Lilly? ¿mi amiga de la infancia? Lo último que había sabido de ella fue que se había mudado a Europa con toda su familia, me enteré por la profesora ya que ella no se despidió de mi, en ese tiempo sufrí mucho, ella era mi única amiga y contaba con que estaría conmigo al entrar a preparatoria pero no fue así; ella cortó el hilo de mis pensamientos cuando me abrazó estrechamente y rompió en llanto sobre mi hombro.

- Alex te eché tanto de menos, mi vida ha sido insoportable sin ti

La abracé con fuerza, quería consolarla, decirle que todo iba a estar bien, que todo volvería a ser como fue antes de que se fuera pero mis lágrimas me traicionaron cuando comenzaron a rodar por mis mejillas, desbordándose desvergonzadamente.

- yo también te eché de menos Lilly, todas las noches me preguntaba si estarías bien, si al menos te acordabas de mi, ¿Por qué no te despediste?

- Oh Alex, lo siento tanto, yo quería despedirme de ti pero no pude, no podía soportar la idea de dejarte, fui tan egoísta, pero no volveré a irme, me quedaré aquí por que yo…

No dijo nada más, en vez de eso se quedó callada unos instantes ordenando sus ideas.

- …bueno no importa- continuó secándose las lágrimas – hace más de dos años que no se de ti, ¿Cómo es la preparatoria? ¿te tratan bien?

- La preparatoria es bastante agradable, me costó un poco adaptarme pero todos son muy amables conmigo, por las mañanas me rodean solo para saludarme

Me reí por lo último y Lilly se unió a mis risas.

- Me alegra mucho escuchar eso

- Creo que piensan que soy bonita – me reí

- Siempre haz sido bonita – me dijo en tono reprobatorio – yo siempre te lo he dicho

- Ya lo se, pero eres mi amiga así que nunca me lo tomé muy en serio

- Si, me di cuenta – contestó riendo; Dios cuanto la había extrañado, parecía que no hubiera pasado tanto tiempo.

Lilly y yo seguimos charlando sobre lo que habíamos hecho el tiempo que estuvimos separadas, nos sentamos en una banca cercana a la estación, ella se acostó sobre la banca acomodando su cabeza sobre mi regazo y yo comencé a acariciarle el cabello como solíamos hacer en la secundaria, al parecer ella tuvo el mismo recuerdo ya que me sonrió significativamente, le devolví la sonrisa. Lilly me contó que sus padres se habían quedado en Europa, que ella estaba viviendo en la que fue su casa antes de irse y que ya estaba inscrita en una preparatoria aunque no quiso decirme a cual. Rápidamente pasaron dos horas, no me había dado cuenta del tiempo que había pasado hasta que vi a

Yuli aparecer en la estación, ella me vió y se sorprendió un poco al ver a Lilly recostada en mi regazo pero cambio su expresión por una sonrisa y se acercó.

- Hola Alex – me dijo sonriendo; Lilly y yo nos incorporamos

- Hola Yuli – le sonreí, Lilly me dio un codazo en la costilla – oh si, Yuli ella es Lilly, una buena amiga

- Es un placer Lilly – le dijo mientras extendía su mano, Lilly se la estrechó

- El placer es mío Yuli- contestó ella

- Alex, nos vamos? – Lilly me miró con curiosidad

- Vamos al cine - le expliqué- Yuli, puede unírsenos?

- Por supuesto

- No molesto? – pregunto Lilly un poco avergonzada

- No, para nada, vamos antes de que se nos haga tarde

El metro que nos llevaba a la plaza pasó a los pocos minutos, Lilly tomó mi mano al entrar al metro, pensaba que iba a ser Yuli la que lo hiciera sin embargo ella solo caminó a mi lado con expresión ausente, comencé a preocuparme pero pronto dejé de tener tiempo para pensar ya que Lilly empezó a reclamar mi atención, Yuli se unió a la conversación; Lilly le contó todas nuestras anécdotas y Yuli a su vez también lo hizo.

El viaje se llevó a cabo entre risas y la charla animada de nosotras tres, no podía imaginarme nada mejor que tener conmigo a mis dos mejores amigas.

La plaza estaba casi vacía, me pareció que se debía a que era Jueves por esta razón no tuvimos que esperar mucho para comprar los boletos y entrar a la sala; la película tenía buena pinta, había visto cortos y había leído criticas muy favorables, era una película que prometía dos horas y media de intenso terror por ello estaba muy emocionada.

Al entrar a la sala alguien se colgó de mi brazo con fuerza, era Yuli, estaba temblando de nervios, le froté el brazo con mi mano para confortarla, aun en la oscuridad pude ver su linda sonrisa. La película comenzó con un accidente automovilístico donde la familia del protagonista murió, fue perturbadora la manera en que murieron su esposa e hijo; la primera vida fue tomada por este último cuando la victima trataba de huir del elevador, la toma fue impresionante y sangrienta, nos mantuvo en suspenso unos instantes y en eso apareció el rostro del fantasma desfigurado de repente en la escena, las tres saltamos en nuestros asientos del susto, Yuli apretó aún más mi brazo. El resto de la película fue más aterradora, en cuanto terminó suspiramos de alivio, no me había asustado tanto en toda mi vida, miré a mis acompañantes, primero a Lilly, ella estaba igual que yo, nosotras aguantábamos las emociones fuertes; después miré a Yuli, miraba fijamente la pantalla, imaginé que estaba en estado de shock y me alarmé.

- ¿Yuli?¿Te encuentras bien? – ella asintió con la cabeza

Me quedé un poco más tranquila pero no lo suficiente, tomé su mano para que saliera de su trance, funcionó, me miró y sonrió. Durante el viaje de regreso Lilly y yo estuvimos comentando sobre la película, ella aceptaba que los efectos estuvieron bastante bien pero la trama no le había causado gran impresión, por mi parte la trama me pareció interesante; de nuevo Yuli estaba inusualmente callada, estaba segura que algo estaba sucediendo pero le preguntaría cuando estuviésemos en su casa. Cuando llegamos a la estación, Lilly me dijo que necesitaba hablar conmigo a solas, acepté pero antes le dije a Yuli que esperara por mi para que la acompañara, ya había oscurecido y era muy peligroso andar en las calles a estas horas, ella asintió y se sentó en una banca cercana mientras yo seguía a Lilly, cuando estuvo segura de que nadie nos interrumpiría, sin previo aviso Lilly me tomó por los hombros y me besó, me quedé paralizada sin saber que hacer, fue corto y muy dulce, cuidadosamente ella separó sus labios de los míos pero mantuvo su rostro a escasos centímetros del mío.

- Te amo Alex – dijo casi en un susurro – siempre te he amado

Seguí paralizada, mi corazón comenzó a latir fuertemente, pensaba que se me iba a salir del pecho, ¿Lilly había dicho que me amaba?, no sabía que decir, yo había estado enamorada de Lilly desde siempre sin embargo destrozó mi corazón al irse sin siquiera despedirse de mi pero ahora que decía las palabras que en ese tiempo tanto esperé escuchar me hacía muy feliz; Lilly se alejó un poco, tomó mi mano y la puso en su pecho sobre su corazón, este latía muy rápido a un ritmo acelerado.

- ¿Sientes eso Alex? – preguntó y yo asentí – así se pone mi corazón por ti, te amo, lamento haberme ido así pero ahora regresé y lo hice para estar contigo, te amo y no planeo irme, no quiero y no voy a dejarte.

- Li… Lilly? – fue todo lo que fui capaz de decir ya que ella unió sus labios con los míos de nuevo.

Fue un beso muy tierno al que sin pensar correspondí, esperaba que ese momento no se terminara, sin embargo a mi mente volvió la imagen de Yuli esperando en la estación, me separé de Lilly con el mismo cuidado que ella había empleado antes.

- Lilly yo… - ella me interrumpió poniendo un dedo sobre mis labios

- Shhh… no digas nada, yo se que la amas a ella… - dijo con un tono triste

- … solo quiero que sepas tus opciones – continuó

Me sonrió y unos minutos después nos despedimos con la promesa de que yo pensaría lo que ella me había confesado. Regresé con Yuli quien me esperaba de pie junto a la banca, al verme se adelantó hasta abrazarme.

- Estaba un poco preocupada, tardaste demasiado y comenzaba a asustarme – me dijo

- Lo siento Yuli, no volverá a ocurrir – tomé su mano – debemos irnos

Nos encaminamos hacia su casa, al principio íbamos en silencio, cada una ocupada con su pensamiento particular; sabia cual era el mío, toda mi mente estaba llena de Lilly ahora, dudaba cual seria el pensamiento de Yuli quien rompió el silencio haciendo un comentario sobre la película al cual respondí con mi opinión, en ese momento se detuvo en seco y al tener unidas nuestras manos me obligó a hacerlo también, la observé a la espera de que dijese algo sin embargo ocurrió algo que me alarmó, su cuerpo cayó, antes de que se estampara contra el suelo reaccioné y la atrapé.

- ¿Yuli? – pregunté una y otra vez mientras la subía a mi espalda

Eché a andar, prácticamente corrí el resto del camino de regreso a su casa. Cuando llegamos no había nadie en ella, utilicé su llave para poder entrar y la llevé a su habitación. Recosté a Yuli sobre su cama, toqué su frente para medir su temperatura, estaba ardiendo en fiebre, rápidamente fui por un balde con agua fría en la que metí hielos, busqué una toalla y volví a su lado mientras llamaba al médico el cual me dijo que mojara la toalla, la pusiera en su frente y repitiera ese proceso hasta que se le bajara la fiebre, le agradecí y colgué. Hice lo que el doctor me pidió hasta pasadas las 3 de la madrugada, en el lapso de tiempo que estuve cuidando de ella me di cuenta por que había estado tan callada, ella se sentía mal desde el principio y a pesar de ello fue por que no quería fallarme, había sido muy egoísta con ella, ¿Cómo no me di cuenta? ¿No soy acaso su mejor amiga? En cuanto despertara debía disculparme, bostecé y sin planearlo fui entrando en la inconciencia.

Me encontraba en la entrada del colegio esperando a que abrieran las puertas, de repente entre una oleada de personas la vi, hermosa y radiante como un ángel, caminando con gran elegancia y aire alegre, su rostro inspiraba una paz que no creí existente, jamás había visto nada igual, algo tan perfecto; nuestras miradas se cruzaron y una fuerza me incitó a tomar un paso más cerca de esa hipnotizante mirada, ella a su vez hizo lo mismo, en ese momento alguien tiró de mi brazo obligándome a retroceder, alejándome cada vez más de aquella belleza inmortal.

- No vayas Alex, quédate conmigo, ella solo te lastimará – me suplicó Lilly

Extendí mi mano libre hacia Yuli pero ya era demasiado tarde, ella había entrado al colegio cogida del brazo de un chico al cual regalaba esa dulce sonrisa, él charlaba con ella animadamente, se reían, por alguna razón ese momento se quedó clavado en mi mente y corazón, de repente me costaba respirar y me dolía el pecho.

- ¡No! ¡Yuli vuelve! ¡No me dejes! – grité con desesperación mientras corría tras ella

Las puertas se cerraron ante mi impidiéndome avanzar, caí de rodillas frente al portal solo observando como Yuli se alejaba más y más mientras lágrimas amargas rodaban por mis mejillas, en ese momento Lilly apareció a mi lado y me abrazó con fuerza ayudándome a soportar mi dolor.

- Lo siento mucho Alex, no quería que esto pasara, no quería que sufrieras – me dijo

Levanté un poco la cabeza para descubrir que Lilly también lloraba, sufría por mi, ahora lo comprendía, ella siempre se había sentido así, por eso se había marchado sin despedirse. En ese momento desperté, estaba tendida en el suelo llorando, me levanté mientras secaba mis lágrimas, miré el reloj que marcaba las 5 de la madrugada, todo había sido solo un mal sueño pensé para consolarme, me acerqué a la cama para tomar la temperatura de Yuli la cual para mi alivio ya era normal. En un par de horas amanecería y debía ir a mi casa por lo menos a tomar un baño, volvería después de hacerlo; le escribí una nota a Yuli explicándole lo de su enfermedad y las indicaciones de que tomara reposo por si despertaba antes de mi regreso. Cuando terminé me fui directo a casa.

Continuara.....


BY(autora): Celine


Nota de shakes: bueno chicos aqui un fic de una amiga y seguidora de este lindo blog ^^ este fic me lo mostro sin fines de lucro (jajajajaja) y ps me encanto y lo rapte y aqui lo pongo (no me crean =P ) bueno espero que lo disfruten tanto como yo ^^




4 comentarios:

Teresa Loyola Pérez dijo...

ha sido vastante bueno, yo jamas leoo ya q me aburren...jejejeje... pero me a parecido interesante, favor que la continuacion no se demore mxo....XD

faby dijo...

WoW...Muy bueno...
ojala no se tarden mucho
en subir la continuacion...
ººººººººººººººººººººººººººº
Muchas gracias por los buenos momentos que pasamos viendo
su blog...

ritsuka2607 dijo...

es una de las mejores historias q he leido (y eso q casi no m gusta leer), m pareció muy hermosa, tierna y triste, pero aun así m gustó mucho.

muchas gracias x subirla, estaré esperando anciosa la continuación.

saludos y felicitaciones al chef :P

kamm dijo...

ohhh que buena historia me gusto mucho continuala pronta xfa la estare esperando con ansias...^^